TRATAMIENTO CON KERATINA

La keratina es un proteína que le da consistencia a la piel, a las uñas y al cabello, aunque es producida de manera natural resulta ser muy escasa por lo que no es de extrañar que los elementos y el paso de los años produzcan un deterioro paulatino pero permanente en áreas como el cabello.

Existen diversos tratamientos de keratina que buscan la regeneración del cabello para darle un brillo natural y una consistencia fuerte al cabello además de nutrirlo y alisarlo, dos de estos tratamientos son los tratamientos de “chocolate” y el alisado japonés.

Tratamiento de keratina con “chocolate”

La keratina de chocolate es ideal para el trazado de rizos más fuertes ya que aporta peso y repara el cabello por la acción del aceite de cacao, además de que lo protege y le da brillo natural. El tratamiento de keratina de chocolate es uno de los mejores a la hora de restaurar el cabello ya que este no contiene formol.

A diferencia de otros tratamientos, la keratina de chocolate no contiene formaldehído, la keratina se elabora a base de chocolate y no produce ningún efecto secundario, este tratamiento es muy recomendable porque además de ser natural le da al cabello de cualquier tipo brillo y suavidad,

Alisado japonés

Este tratamiento con keratina es muy efectivo a la hora de eliminar rizos y encrespamiento, aunque no se trata de un tratamiento en todo el sentido de la palabra, tiene un método es capaz de conseguir rápidamente un cabello suave, fuerte, brillante y sedoso.

El alisado japonés puede ser mucho más económico si lo comparamos con otros tratamientos, además su duración puede tener un mínimo de 6 meses lo que también es un aspecto positivo al compararlo con otros tratamientos y puede ser apto para todo tipo de cabello.

Otra de sus ventajas es que este tratamiento no requiere de un champú especial, se puede mantener con un champú y acondicionador corriente, pero entre sus desventajas es que no está exento de químicos muy agresivos que pueden tener efectos perjudiciales sobre el cabello.

El alisado japonés es un procedimiento que se resume en 3 grandes pasos:

  • El proceso de lavado de cabello con champú elimina los restos de tratamientos anteriores como los tintes y lacas, luego se aclara con agua caliente.
  • El proceso de alistamiento consiste en aplicar una solución alisantes para luego dejarlo trabajar por 30 a 45 minutos.
  • Finalmente el llamado proceso neutralizante en el que se aclara el cabello con agua fría y se aplica un neutralizante que se deja por 15 o 20 minutos para sellar el alisado, luego se seca y cepilla.

El alisado japonés es un tratamiento muy efectivo pero utiliza químicos que pueden actuar de manera muy agresiva sobre el cabello, trayendo como consecuencia efectos perniciosos sobre el, en contraste el tratamiento con keratina de chocolate ofrece una opción natural y efectiva para todo tipo de cabello, hasta el que tiene la textura más gruesa.