Las malas costumbres pueden averiar el motor del coche

Hay ciertos hábitos que con el pasar del tiempo, pueden ocasionar diversos y caros problemas al motor. Por ello, es que se debe tener en cuenta el cumplir con algunas pautas para detener ese proceso de deterioro; entre las cuales están:

Hacer los mantenimientos periódicos y preventivos que indica el fabricante

Todos los vehículos sin importar de cuál marca sean tienen un manual de usuario, en el cual se explican las diferentes funciones y sistemas del coche, además muestra las directrices a seguir para que el estado del automóvil sea óptimo. La información que le ofrece incluye datos sobre el kilometraje a esperar para la sustitución de algunos elementos que, por cuestiones de seguridad, tienen estipulada una determinada vida útil.

A razón de los problemas económicos que muchos enfrentan, el mantenimiento y hasta las revisiones en el taller no se realizan a su debido tiempo, mientras que otros no creen que sea algo tan determinante para la vida del coche. Omitir estos cuidados podría desencadenar múltiples fallas.

No recargar combustibles de baja calidad o que no sea el adecuado

Al cargar combustible es preciso que tenga la calidad recomendada por el fabricante, para que la máquina pueda tener un buen desempeño; de igual forma, es importante estar pendiente de no equivocarse con el tipo de carburante que utiliza, colocar diésel a un motor de gasolina o viceversa es demasiado dañino. El no acatar lo antes expuesto, significaría una sentencia de muerte para para los inyectores, el filtro de la gasolina y otros elementos, y sin ellos no hay vehículo.

Comprobar el estado del aceite del motor

El aceite del motor, es como la sangre para el cuerpo de los seres vivos. Elija lubricantes de buena calidad y asegúrese regularmente de que esté en óptimas condiciones y que su nivel sea el adecuado.

La lubricación permite que el motor rinda con eficiencia y no se acelere el desgaste de sus piezas; por otra parte, el no respetar los niveles añadiendo aceite en exceso le traería complicaciones con el filtro de partículas o el turbo. Si por el contrario, el nivel está muy por debajo de la norma, se desgastarán las piezas prematuramente, se sobrecalentará y gripará el motor.

Estar al pendiente del funcionamiento de su vehículo le permitirá evitar o resolver a tiempo los inconvenientes que puedan presentarse. Lo peor es que, por lo general, la máquina suele ser la más afectada por los descuidos o abusos que se tengan con el coche. Por ello, no es extraño que más de una persona le diga “busco motores de segunda mano”, ya que es una buena alternativa para abaratar el coste.