Aprende sobre el Tarot Egipcio

Aunque los expertos singuen sin ponerse de acuerdo en cuanto a quién creó el Tarot, la mayoría alega que su origen es netamente egipcio, esto según estudios que se han realizado a través de los años.

El tarot egipcio proviene específicamente del libro Thoth, así lo llamó Etteilla, un ocultista francés que sirvió como ejemplo de los estudios del Tarot. Gracias a él se pudo popularizar la adivinación a través del Tarot, logrando así una amplia audiencia que era atraída por el misterio y la curiosidad de saber lo que le deparaba su futuro.

Cuando hablamos del Tarot podemos encontrar los doce periodos del año, y las cuatro etapas que tiene la vida.

En el Tarot egipcio podemos ver la existencia de tres cartas donde se puede demostrar la utilidad del Tarot.

  1. El mago: esta carta muestra que la vida es un poco incierta y que no todo lo que hace el ser humano por naturaleza es verdadero, en ocasiones puede ser una simple ilusión. Un espejismo que parece ser real pero no lo es.
  2. El loco: esta carta simboliza la separación que hay entre el bien y el mal. Se puede también definir como la inconsciencia de la vida y los problemas de las fuerzas que se presentan en nuestras vidas.
  3. La muerte: simboliza el fin de la era de los seres humanos, mostrando que todo lo que somos en la tierra tiene su final y en algún momento la historia terminará.

La baraja del tarot egipcio se compone con 78 cartas exactamente, de las cuales 22 tienen el nombre Arcanos Mayores y entre una de ellas está la que va representada por el numero 0. Estos arcanos se dividen en tres grupos que representan al mundo moral, el mundo físico y el mundo intelectual.

Las cartas restantes están representadas por los Arcanos Menores, quienes en este caso representan la humanidad y las experiencias que se adquieren en la vida.

Este grupo de cartas que hemos mencionado anteriormente se dividen en tres palos que representas las diversas clases sociales existentes.

Las copas: simbolizan la inteligencia, nobleza y el amor. Representan al pueblo egipcio.

Las espadas: éstas simbolizan la milicia, la pasión y el dolor. Representan la lucha de los guerreros.

Los oros: representan el oro, las relaciones físicas y el comercio.

Los bastos: simbolizan la agricultura, las necesidades básicas del ser humano.