Como conocer el antivalor inmerso en los refranes

Es bien cierto que los  refranes populares nos dejan una enseñanza que jamás se olvida, funciona como aquello que aprendemos porque nos gusta, la diferencia estriba en que los proverbios encierran tanta sabiduría que a veces nos atrapa tratando de investigar el valor y antivalor que hay detrás de ellos.

refranesysusignificado-net_05

Con el transcurrir del tiempo, los refranes han dejado un valor lingüístico incalculable, reflejando valores o antivalores, independientemente de cual sea el ambiente en que se creó, lo importante es saber detectar y escudriñar muy bien el significado. Nuestros antepasados fueron sabios al comunicarse de esa forma tan coloquial, sería interesante precisar cómo surgieron, pero lamentablemente se desconoce el origen de muchos de ellos, sin embargo, esto no les resta el gran valor cultural que entrañan.

Los proverbios que reflejan los antivalores también nos dejan una vía educativa impresionante, se puede hasta aconsejar a los jóvenes de cómo evitar caer en situaciones que pudieran llevarlo a cometer una torpeza, por ejemplo el refrán “luego que tu pan comí no me acordé de ti”, evidentemente se trata de alguien egoísta que solo piensa en su peculio sin tener consideración por los demás, ni siquiera porque se esté beneficiando de esa persona.

Un punto interesante para traer a colación es aquellos proverbios que se refieren al egoísmo, este es un sentimiento nada agradable, sin embargo, en algún momento de nuestras vidas lo hemos sido, pero a veces también es signo de debilidad, ¿seríamos egoístas si hacemos o no algo que nos pidan?, no es sencillo responder la pregunta, todo depende del contexto en el cual se esté actuando.

Un refrán que expresa claramente este sentimiento sería “la ley del embudo, para mí lo ancho para ti lo agudo”, esto si refleja un egoísmo descomunal, cuando abiertamente se toma ventaja de algo y se perjudica a otros, especialmente cuando da la impresión de que la proporción de la diferencia es significativa.

Pero esos refranes surgieron porque sí hay gente así, nosotros mismos habremos incurrido en graves errores unas cuantas veces, lo fundamental es concientizar sobre cuando nos vemos en esos espejos de antivalores y evitarlos.

Los refranes son el mejor símbolo cultural de un país, se pueden catalogar como un fiel reflejo de la sociedad, ojalá no se pierda la tradición para que los jóvenes los disfruten y aprovechen del legado que nos dejaron nuestros antepasados.