VISITA AL WAT PHRA KAEW O TEMPLO DEL BUDA ESMERALDA

Cuando te encuentres de visita y turisteando por el entorno del Wat Phra Kaew o templo del buda esmeralda será imposible no sentirte como una pequeña hormiga ante tantas estructuras hermosas, y es muy extraño que no sientas desconcierto y admiración por partes iguales, existen muchos elementos que incluyen estas maravillosas e increíbles estructuras que buscan llamar tu atención al mismo tiempo.

Es recomendable que optes por contratar o al menos escuchar las explicaciones de un audioguía, ya que estas estructuras y lugares cuentan con innumerables historias las cuales son sumamente interesantes y generalmente a las personas les encanta escucharlas.

El Wat Phra Kaew es quizás el más importante de toda la ciudad de Chiang Rai, debido a que alberga la figuras más sagrada y famosa de Buda en Tailandia, mejor conocido como el “Buda esmeralda”.

Fue en el siglo XIX cuando este fue descubierto enterrado bajo la tierra o el suelo de la pagoda que se iluminó con un potente rayo del cielo, según cuenta la famosa leyenda.

Esta maravillosa estatua de unos 66 centímetros tallada en una sola pieza de Jade nefrítico se encuentra alojada en un extraordinario both de colores muy vivos al que tienes que acceder descalzo y en donde esta completamente prohibido hacer vídeos y tomar fotografías.

El origen de esta famosa escultura es completamente desconocido, y es considerado un misterio, pero parece que viajó por media Asia antes de ser trasladada desde Chiang Mai al norte de Tailandia. La talla descansa y está ubicada sobre una plataforma que cuenta con varios pisos a la que solo puede acceder el mismísimo rey.

Se cuenta que el rey Bhumibol Adulyadej es el que se encarga de cambiarle la ropa al Buda Esmeralda unas 3 veces al año aproximadamente, durante sendos rituales que se celebran en verano, invierno y durante la temporada de lluvias.

Además de este intimo lugar de adoración, el resto del templo también cuenta con atractivos de sobra para dar un paseo sosegado en el que no te podrás perder de ningún tipo de detalle. La arquitectura tailandesa se caracteriza por ser sumamente refinada y los edificios tienen unas formas sinuosas muy seductoras.

También se toman en cuenta ya que destacan los ornamentos de cerámica brillante y de colores muy intensos.

Elementos como la venerada estatua del ermitaño (en piedra negra), los tornasolados guardias gigantes de yaksha, las estatuas de los elefantes, las decenas de estupas, entre otros.