PRIMER CONTACTO CON LA FOTOGRAFÍA EN VIVO

Pensemos en una situación ideal: nos encontramos en una de las playas paradisíacas más hermosas del mundo y el mar se encuentra totalmente en calma. Las palmeras resultan de lo más fotogénicas y el sol empieza a despuntar. Cualquier postal con una vista así rápidamente acabaría con las existencias de la oficina postal más cercana así que, ¿por qué no tomar una fotografía? Coges tu cámara fotográfica y, ¡magia! La imagen sale tal y como la estabas viendo con tus propios ojos. Y todo gracias al diafragma y a la velocidad de obturación.

Gracias a todos los avances que se han ido realizando en el mundo de la imagen, la pupila que se encuentra en el diafragma, es decir, la apertura, son considerables la diferencia de tomas ante la misma imagen. Debido a la posibilidad de modificar el porcentaje de luz que se incluye en la fotografía y de plasmar al instante esa visión por medio de las diferentes posibilidades que ofrece la obturación de la cámara.

LA IMPORTANCIA DEL DIAFRAGMA Y SU APERTURA

Si estás iniciándote en el mundo de la fotografía quizás la mención del número f no diga nada a tu mente, pero esto no ocurrirá mas ya que comprobarás lo importante que es en el proceso fotográfico. El número f es esa relación existente entre lo que se conoce como longitud de foco y el diámetro de la abertura complemente efectivo. Las diferentes variaciones que surgen del diafragma y de su apertura determinarán el resultado final de la imagen tomada.

Históricamente, la presencia y presentación del diafragma ha ido modificándose a lo largo de las décadas. De este modo, encontramos como en los inicios de la historia de la fotografía el diafragma era algo similar a una placa perforada con un diámetro fijo. Tras ello, se va modificando su imagen y uso hasta crear un sistema de placas, también perforadas, con varios diámetros circulares en los que se modificaba la imagen a fotografiar por medio del cambio entre estos diferentes discos. Tras ello, el diafragma consiguió puliéndose hasta crear la mecánica que se encuentra actualmente en cualquier cámara fotográfica profesional. Esta no es otra que el conjuto de varias aletas metálicas que modifican el visionado en movimientos internos y externos en cuyo diámetro se define el valor final de dicha apertura. Las aletas han ido modificando su forma hasta la llegada de las últimas de perfil más cercano al redondeado.

 

 

Leave a Reply